21 de marzo de 2015

P-30

Salida 4. Lo que la poesía puede hacer por ti (y tú con ella)

Aunque no se lo pidas, la poesía puede hacer mucho por ti y está siempre dispuesta a que la descubras. Porque es libertad y en ella puedes volcar todo lo que habitualmente no te atreves a dejar a la vista, revertir a su estado natural lo que una prohibición absurda ha encadenado.

Es otra forma de ver la realidad, de habitarla, de explorarla. Está llena de senderos poco transitados donde hallarás la sorpresa y la mejor versión de ti mismo.

Es una acción transformadora. Recurre a ella, te ayudará a enfocar justo en lo que necesitas para seguir adelante, te permitirá descansar de la rutina agotadora, coger fuerzas para lo que tengas que ser mañana y atesorar el valor necesario para el cambio.

Nos permite crear una realidad íntima en la que podemos ser nuestra mejor versión. Hace que los disfraces, los roles y las máscaras caigan; dejen de ser necesarios. Porque la poesía tiene hambre de verdad y de autenticidad, y es capaz de despertar ese mismo deseo en nosotros.

El lenguaje poético es poderoso. Si sabemos usar la palabra justa podremos abrir una ventana para que entre luz en esos lugares que han permanecido a oscuras demasiado tiempo. La poesía hará que florezca tu parte más creativa y te dará el poder de construir un mundo a tu medida.

Es la tradición y la innovación juntas, inseparables: sin roces ni enfrentamientos. Es lo que han sido tus mayores y lo que serán tus hijos. Lo que se dijo y lo que se dirá. Es parte de la columna vertebral que sustenta a la humanidad.

La poesía es belleza, es calma, es justicia, es valor, es un campo fértil para cultivar todo lo que nos hará ser mejores y más humanos.

Así celebro yo el Día Mundial de la Poesía: hablando sobre ella, haciéndola real, sintiéndome afortunado por escribirla; pero también queriendo enseñarla, oírla y leerla. Queriendo que las librerías y las calles se llenen de ella, que nazcan nuevas editoriales que la trabajen, pidiendo a los medios que den una imagen real y actual de la expresión poética. Sabiendo que es la mejor manifestación de nuestra intimidad, nuestra singularidad y nuestra pertenencia cultural; pero también una forma de abrirse al mundo, una vía para dar rienda suelta a la curiosidad y a las ansias de aprendizaje.

Por todo, ¡Feliz Día Mundial de la Poesía!