21 de marzo de 2015

P-30

Salida 4. Lo que la poesía puede hacer por ti (y tú con ella)

Aunque no se lo pidas, la poesía puede hacer mucho por ti y está siempre dispuesta a que la descubras. Porque es libertad y en ella puedes volcar todo lo que habitualmente no te atreves a dejar a la vista, revertir a su estado natural lo que una prohibición absurda ha encadenado.

Es otra forma de ver la realidad, de habitarla, de explorarla. Está llena de senderos poco transitados donde hallarás la sorpresa y la mejor versión de ti mismo.

Es una acción transformadora. Recurre a ella, te ayudará a enfocar justo en lo que necesitas para seguir adelante, te permitirá descansar de la rutina agotadora, coger fuerzas para lo que tengas que ser mañana y atesorar el valor necesario para el cambio.

Nos permite crear una realidad íntima en la que podemos ser nuestra mejor versión. Hace que los disfraces, los roles y las máscaras caigan; dejen de ser necesarios. Porque la poesía tiene hambre de verdad y de autenticidad, y es capaz de despertar ese mismo deseo en nosotros.

El lenguaje poético es poderoso. Si sabemos usar la palabra justa podremos abrir una ventana para que entre luz en esos lugares que han permanecido a oscuras demasiado tiempo. La poesía hará que florezca tu parte más creativa y te dará el poder de construir un mundo a tu medida.

Es la tradición y la innovación juntas, inseparables: sin roces ni enfrentamientos. Es lo que han sido tus mayores y lo que serán tus hijos. Lo que se dijo y lo que se dirá. Es parte de la columna vertebral que sustenta a la humanidad.

La poesía es belleza, es calma, es justicia, es valor, es un campo fértil para cultivar todo lo que nos hará ser mejores y más humanos.

Así celebro yo el Día Mundial de la Poesía: hablando sobre ella, haciéndola real, sintiéndome afortunado por escribirla; pero también queriendo enseñarla, oírla y leerla. Queriendo que las librerías y las calles se llenen de ella, que nazcan nuevas editoriales que la trabajen, pidiendo a los medios que den una imagen real y actual de la expresión poética. Sabiendo que es la mejor manifestación de nuestra intimidad, nuestra singularidad y nuestra pertenencia cultural; pero también una forma de abrirse al mundo, una vía para dar rienda suelta a la curiosidad y a las ansias de aprendizaje.

Por todo, ¡Feliz Día Mundial de la Poesía! 
 


Esta entrada se publicó originalmente en el Blog de EFE.

10 comentarios:

Jen dijo...

Cuánta víscera. Lo comparto :)

Víctor L. Briones Antón dijo...

Gracias, gracias...

Es que la poesía es mi "Own private casquería fina" ;)

Blackmount dijo...

muchas felicitaciones y gracias por tantas dosis de poesía. fuerte abrazo

Víctor L. Briones Antón dijo...

Blackmount A ti por estar siempre por aquí, atento a la poesía y a todo lo sucede en este espacio. Muchas felicidades.

David Mariné dijo...

el poema es una puta inexperta que te deja los cojones como dos cascabeles, la poesía debe ser libre y gratuita, asume los riesgos.
un fuerte abrazo.

Víctor L. Briones Antón dijo...

David, ¡Vaya comparación! La poesía por definición es libre porque es una manifestación de la individualidad y es, si se tiene la sesera despejada, inalienable. Tampoco le veo muchos riesgos, no al menos para uno mismo, ya si entramos en lo que se dice y el efecto que tienen nuestros versos en las mentes timoratas, eso es otro tema.

Te va abrazo de vuelta...

David Mariné dijo...

la comparativa es con el poema no con la poesía; si hablamos de libertad del individuo como definición dista un abismo de la realidad.
en cuanto al riesgo, bueno, tú lo has dicho, justamente es ese, ser tú mismo, pocos están dispuestos a asumirlo y mucho menos escribirlo.
abrazo.

Víctor L. Briones Antón dijo...

David, has dado con una clave muy importante y que a simple vista puede parecer evidente: ese querer ser uno mismo o atreverse a serlo.
Por eso la poesía hoy la poesía es tan cambiante porque el concepto de individualidad no es tal sino una serie de reglas sociales no escritas que hay que seguir. Pocos se atreven a salirse del juego y mirar con objetividad su subjetividad y la que le rodea. Pocos deciden no formar parte para transformar la realidad.

Por eso es tan importante la poesía (todo lo que fomente el pensamiento libre en realidad) porque construye personas capaces del cambio y del verdadero esfuerzo, el que te lleva a ser mejor, no a medrar mejor.

En fin, que muchas gracias por tus palabras e impresiones. Era la intención, intercambiar opiniones. Un abrazo

Moisés dijo...

Cada vez veo más rebelde y personal el lenguaje poético. Está claro que es una opción de libertad. Quien lo escribe, crea y quien lo lee, aporta. Es tan distinto del resto del lenguaje. Podríamos ponerle muchos adjetivos: culto, minoritario, snob, franco, elevado... según se vea.

Un abrazo.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Moisés, El lenguaje poético es un territorio abandonado. Yo tengo la teoría de que se recuperará, a medida que se pierde libertad —y no es que estemos viviendo la mejor época a este respecto— aumenta la ocupación de ese territorio.
No me gustan mucho los adjetivos que utilizas, porque tienen mucho que ver con una visión parcial de lo que es la poesía. Hay poesía muy "llana" y que te golpea igual y se escribe hoy, se ha escrito siempre y se escribirá... Así a bote pronto se me ocurre Manuel Alcántara, Pedro Sevilla...

En fin, yo soy un defensor de que con un mínimo de intención y de manejo del lenguaje, cualquiera puede usar la poesía para su expresión personalísima...

Un abrazo Moisés y gracias por tus comentarios.