23 de mayo de 2015

Sin remiendo

No tienes remiendo: eres el roto, el descosido, el descampado
Algo menos que salvaje, silvestre
pero aún peligroso

Capaz de encontrar vida en proyectos abandonados
Capaz de ser aquí                                             y allí
Capaz de              los mejores puntos medios
mal disimulados

Pero aún molesto
Algo parecido a una picadura sin culpable
No tienes remiendo: eres el roto, el descosido, el resucitado

2 comentarios:

Eduardo Mayo dijo...

Sí, si! No quiero tener remiendo!
que no me vengan a remendar, parchear, ni a pachtworkear!

Víctor L. Briones Antón dijo...

Eduardo estar inmaculado, sin costurones. "de domingo". Gracias por pasar. Un saludo.