12 de septiembre de 2015

diminutillos


160.

No pasa nada, todo ya está pasado
Las almas no pesan, se vaciaron
Asuntos que se aplazan
para que pueda el alma en picado
beber de la lámina fresca
y aplacar este día tan pesado

2 comentarios:

Blackmount dijo...

Agua de agua para sed de sed, como dijo Juana de Ibarbourou

Víctor L. Briones Antón dijo...

Pues sí Blackmount, a cada auténtica sed, su agua correspondiente y no sustitutos más o menos pertinentes. Si se hace bien, la sed tarda más en volver; si se hacer mal se acaba identificándola con el estado normal y eso es una faena. Un abrazo