26 de diciembre de 2015

diminutillos


177.

Solo cesa el hambre
si la curiosidad se alimenta.

Igual que cambia el hombre
su cuerpo por otro cuerpo

más liviano y certero
para buscar lo que desconoce.