30 de junio de 2016

Como el gato y el perro



El gato enseña a matar la ansiedad por ser amado
El hombre muestra la narrativa del engaño
El silencio su cara más fértil si te callas
y dicen que el perro educa en fidelidad

Mal dicho
es catedrático en suspicacia
de él aprenderás paciencia
o tolerancia
a comer con hambre
pero no fidelidad
porque el gato y el perro
el silencio y el hombre
sólo son fieles a sus pasiones

Quiero saber mirar
desaprender como el que despelleja una pared
contemplar
al hombre aprendiéndose sin memoria en silencio

Quiero apasionarme sin intermediarios
rodeado de animales incapaces para la mentira