1 de septiembre de 2016

diminutillos

203.

Líbrame señor 
de la tiranía del adjetivo vacío.
Que no se me llene la boca 
de calificativos encadenados.
Líbrame de ser nada
señor.
Usted que parece ajeno a esta batalla
del hombre contra su ideal,
permítame la calma, la curiosidad y el mañana;
Líbrame señor
de los espejos trucados
de los afanes especulares
y de las espectaculares promesas
de la tierra encelada.