15 de septiembre de 2016

diminutillos

206.


Por eso digo,
para buscar a dios en la cháchara.
Por eso digo,
para perderme en el palique.
Por eso balbuceo;
para poder vivir ahora
lejos de las esencias,
carente de voluntad,
eludiendo el esfuerzo,
Por eso, para ir tirando
                              por la borda,
repito y repito lo dicho,
construyo oraciones que no rezan.
Palabras encima de palabras.

2 comentarios:

Moisés dijo...

Preciosa forma de verlo, palabras sin esfuerzo, palabras que carecen de significado a fuerza de oírlas o de pronunciarlas... Estamos cómodos en la rutina, en el palique, pero, y es sólo un deseo, deberíamos salirnos de eso, buscar palabras arriesgadas.

Un abrazo.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Exacto amigo, exacto. Pero, sabes, yo ya me conformo con encontrar al que use palabras con intención de decir, sin riesgo, pero con afán de profundizar. Aunque, ¿no es eso en sí mismo arriesgado?

Gracias por pasar a comentar, Moisés.