5 de septiembre de 2016

Génesis 9:7

«En cuanto a ustedes, tengan hijos y multiplíquense, dispérsense sobre la tierra y domínenla»


Viene bien, de vez en cuando, la indefinición 
de la norma borrosa.
Viene bien poder moldear el límite, 
dibujarlo con el talón en la orilla.
Viene bien no toparse con la libertad precocinada,
tener las manos listas,
la mirada sin amanerar
y el suspiro como el disparo para el velocista.

Viene bien interpretar la realidad 
añadiendo piezas al hombre 
y no despiezando nuestra presencia en la tierra.

Viene bien asumir que la oportunidad 
está detrás de las costumbres que chirrían,
es paciente y es pasiva.
Viene bien saber ser mejor sin ser oportunista. 

No hay comentarios: