10 de octubre de 2016

Azucarillo



yo que no he leído ni la mitad
del hambre de mis ojos
yo que no he vivido ni la mitad
del deseo de mi pecho
yo que no he latido ni la mitad
del ansia asignada

me disuelvo en todos
y como todos lo intento
me diluyo en el sueño compartido
como el mejor cualquiera
con toda la existencia pendiente
arrastrando la duda
lo intento
pero pocas veces lo consigo