20 de octubre de 2016

Cuestión de interés

No me interesa el olor a tuiter fresco de rosas
sino el real hedor reservado,
esa circularidad cotidiana y ese hastío;
las bombillas que ya no prendes
o la boca llena de alforjas vacías

No me interesan, cazador cazado, 
los jirones entre tus dientes de crédito
sino el miedo al furtivo miedo 
de no ser más que una miseria especular
a la que se le cae el pelo y los sueños

No me interesa la función de los correctos,
esa caverna hiperconectada y bulliciosa;
tu opinión, tu pellejo exclusivo o tus hazañas
                                                                 
Prefiero esperarte,
perseverar en el integro desnudo.
Seguir probando las antiguas nuevas palabras.

No hay comentarios: