21 de noviembre de 2016

diminutillos

217.

Alguien apagó la luz
y no nos importó.
Teníamos los ojos cerrados.

2 comentarios:

Moisés dijo...

Ese es exactamente el problema educativo que tiene este país, se busca mantener en la ceguera a generaciones enteras y después cuando aparezca una luz, nadie verá nada...

Un abrazo.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Vale para la educación y para muchos otros ámbitos. En nuestra propia vida solemos tomar el camino fácil de cerrar los ojos a todo lo que pasa a nuestros alrededor; mientras que otros hacen y deshacen, muchos renuncian a lo único que de verdad no pueden arrebatarle, su propia existencia.

Gracias por pasar Moisés