2 de enero de 2017

diminutillos

225.

Hay que ir bien pertrechados de silencio
una escalera de mano para subir a lo invisible
una pala para descender a lo deshecho
un libro encriptado de recetas caseras para todas las mentes

Hay que elegir con sabiduría la impedimenta
porque parece que mañana habrá guerra
otra batalla que no depende de nosotros
otra oportunidad de retrasarnos

Un cubo para recoger hogueras que aplaquen lo corriente
una cabeza hueca y permeable que llenar todos los días

Hay que ir bien pertrechados de silencio
porque después del café todo tenderá a repetirse

2 comentarios:

Moisés dijo...

Yo llevo de todo por si acaso y a veces me arrepiento de todos mis pertrechos. ¿Tendré que aprender a ir ligero de equipaje como decía el maestro? Pero es que la vida es un territorio hostil donde nunca se sabe si vas a necesitar un chubasquero o un vestido de lagarterana...

Un abrazo muy fuerte y feliz año, amigo!

Víctor L. Briones Antón dijo...

Pues el año ha echado a rodar y yo he revisado el zurrón, tengo alimentos nuevos que saben a viejos y bocados añejos envueltos en reluciente celofán como si fueran bombones. Veremos para qué sirven y si alimentan.

Un abrazo.