8 de marzo de 2017

diminutillos

238.

Nada queda para el que permanece
Incluso en los encierros voluntarios
recorrer de puntillas el silencio
nos deposita en el páramo, listos
para conversar con nuestras palabras
sobre los porqués de las lenguas muertas

Nada queda para el que permanece
más acá del desvío.
                            Más allá
de la ocurrencia persiste la duda
en el error por venir que nos salva

No hay comentarios: