1 de marzo de 2017

Sección Iluminación. Amplia gama de pocas luces.


















Ninguna luz me convence
la bombilla se llenará de moscas
la vela íntima pero derrumbada
la poesía demasiado obtusa 

Ninguna luz me convence
la del quirófano de los estetas
la del dormitorio que ronca
la del futuro más bien desprestigiada

Ninguna luz me convence
Ni la subida de tono
Ni la salida de madre
Ni la eólica ni la disparada

Ninguna luz me convence
la sonrisa picada del niño
la del eremita de plástico
la de los libros que arden 

Ninguna luz me convence
la del ocaso que ensucia
la de la farola que vela
la de la mañana tan fría

Ninguna luz quiere
relacionarse con el silencio
Quedaría en evidencia 
esa manía suya de falsear
con caricias lo que toca.
Porque lo oscuro y callado
todo lo admite, todo
menos la mentira iluminada

2 comentarios:

Moisés dijo...

Mentiras con luz y taquígrafos, porque lo claro es a veces tan oscuro y enigmático que nadie se molesta en preguntarse por qué. Gracias por hacerlo.

Un abrazo enorme.

Víctor L. Briones Antón dijo...

Dar por sentadas las cosas nos deja... pues eso, con el culo pegado a la silla, aunque estemos en la habitación con la mejor luz de la casa.

Un abrazo amigo