1 de enero de 2018

diminutillos

254.

Léase este poema cada ocho horas mal contadas

Porque no saber de números
pero sí de su cháchara cuando nadie mira
garantiza la dosis justa
de vida
y otros principios activos
hacia otros finales más amables

(Puede intercalarse su toma con otros refugios)

No hay comentarios: