23 de marzo de 2018

Esclava de oro empeñada


La hija se quiebra las muñecas
El hijo mata al padre
el padre asesina a la madre
la madre los fertiliza a todos

con los pies en la tierra
con su sangre en silencio
y el corazón
y el ánimo
y la rabia
enterradas en la costumbre

La madre que se atreve a la indiferencia
hace nacer un mundo
el padre que mira y el hijo que se sienta
sobre la montaña de huesos
de todos sus ancestros inventados

la verdad de las cosas está en cambiar
la impostura por el chasquido de la semilla