28 de noviembre de 2019

diminutillos

307.

Cuando estuve cerca
de no ser
más
que un borrón de sangre
en la campana
venías a hablar de cómo mi culpa,
negabas el aviso de la pena
y el dolor de este cuerpo en rebeldía.

Ahora que estoy lejos
de todas las verdades reveladas
nos cruzamos
                    y me escupes.

lo conseguiste:
                    soy feliz.