5 de enero de 2020

Desde dentro

Que extraño no ver el escaparate
las veces que te agachas
el aliento postrado
de tanto intentar ser
                                tenido en cuenta

por eso el golpe desde dentro se hace
inevitable
y viene el juego del despiste viene
el apuro el temor la suspicacia
y si me ha visto justo ahora el que mira
siendo tan esclavo tan incapaz
de obviar la jaula

Que extraño ese regusto primero de la sangre
que surge de la frente olvidadiza
del golpe brusco contra
la transparente negación: no somos
más que carne zurcida

mañana el chichón vendrá a recordarte
lo del pájaro en mano
el madrugar y el ande yo caliente
el tren y su paso único
te dolerá el recuerdo un par de días
y después aquí paz
y silencio
               un profundo silencio