9 de abril de 2020

[espero que todos esos diarios relatos narraciones indomables...]


Acercamientos, dentro del Maelstrom
espero que todos esos diarios relatos narraciones indomables
de hombres comiendo pipas
mientras [se] impostan
su actitud de héroe zen capaz de contemplar la esencia de la primavera
en el maelstrom de su ombligo
incluyan

cuando se acabe todo esto de ver el canto tras la lupa y desearlo
romo nítido sobre la rama que sabe ser
robusto hogar de la inercia sin nosotros
sobre nuestro oído en calma por fin sin institución ni disciplina
cuando vuelva a ser
posible desearlo más que el próximo dolor
de tripa quiero
cuando salir no suponga
el ojo atento el dardo la culpa el miedo al prójimo de carne
a sus huesos que suenan
a cadena conocida sin ciento
cuando se pueda tocar de nuevo espero
que no sigamos con esta sonrisa tan prieta
cuando salgamos desmigajados del calabozo
casquería con malos pelos híbridos de oso y rata
quizás podamos mirarnos
con los respectivos cadáveres aún calientes
y ofrecernos
el miedo ya cuajado sus cenizas nuestros nombres
limpios por la espera
y el grito denso del animal sometido a tutoriales

espero no leer que ahora somos humanos mejores más sabios
imagino el final lo encierro
para ser capaz de sorprenderme cuando venga

oigo el primer paso de la criatura sobre el último escalón del mundo antiguo