26 de julio de 2020

Sueltos

19.

Abrevadero, sueltos. Acercamientos
Quedarse
parado, capaz
de ver el vuelo en un aire
distinto,
ver cómo queda lo firme
hecho trizas y revuelto,
ver la herida que matará el mundo
—por fin el mundo muerto
y no sus criaturas—,
suspendido el sudor de las frentes
y la muerte abierta
como una cantina,
abierta como el límite
entre la ciudad y el bosque.
La muerte despojada de colmillo
nos invita a refugiarnos
en el silencio de los otros.

La muerte abre la boca
y dice
con su lengua vieja palabras de andar
por casa.

Remansarse, quedarse quieto.
Esperar a que pase de largo el comerciante
con su ristra de ataúdes.
Quedarse cuerpo, bosque, hoguera,
duda, dolor, diente, duelo, distancia.
Quedarse a contemplar
la realidad que termina,
quedarse
para oír cómo se descalza el ser
de sus pasos antiguos
y se tumba a descansar en el claro.