12 de noviembre de 2020

Sueltos

29.

 

Se prohíbe el cante, Sueltos. Acercamientos

Me convencieron para ser soldado

como todos

los de mi estirpe

desaparecidos en la lumbre y la promesa

como todos los que antes lucieron

el pecho no tengo hay que ser vive

todos

los que ocultan su extrañeza en la caja

que se hereda

con ellos vine de una tierra devota

de su mano

por esa línea que asciende y nos deja

sumergidos

por esa parte

entra el silencio

la prohibición de cantar

mientras trabajas mientras inventas

cómo verter tu esfuerzo en el sentido

cómo contar lo que nos viene

 

Así me convencieron

de que esos campos daban

de sí

miel receptáculos limpios para otros

sobre nuestras articulaciones

sobre nuestros errores en cadena

sobre nuestros cuerpos

de zángano

se levanta un viento que mira

para otro lado y disimula

la voz una bocina el timbre

no cantes susurra el látigo

y en su aliento vamos dejando el propio

las cuerdas rotas

entregamos las armas y pedimos paso

la colmena se abre accedemos damos las gracias

zumbamos como una alarma se enciende

el fondo detrás del olvido un destello

 

en el cielo de la boca

 se canta