5 de agosto de 2018

Si no invitan a tu niño cojo a la fiesta


pasa que el pastel ha encogido
mojado de mentiras y uñas
sucio de años cascados calderilla
de ver crecer la promesa y la chepa
la alforja de sus permisos empacho
de ofrendas y pieles en depósito

pasa que en los estrictos ritos de acceso
no caben más tarados
pero las escuelas de muescas rebosan
de aspirantes eternos
a bala de limado mordisco y ceguera
selectiva a la alambrada

pasa el acceso estreñido de tanto mármol
invitaciones que se pagan con
llanto rabietas y fosas natales irrenunciables

pasa que deberíamos dejarlos en su torre
iniciar el estado caníbal de las cosas
servir el temblor de sus cuerpos
macerado en vida fácil
desplumarlos
la carne desprendida de cualquier perdón
desmembrarlos
sorber el veneno de sus cabezas de pedrisco
deshuesarlos
que en esta costra comen cientos
darles un auditorio vacío
y negarles la última palabra

No hay comentarios: