21 de octubre de 2019

Los que no tenemos más remedio


Sardinas, Los que no tenemos. Acercamientos
cuando se vayan a otra parte
los exigentes billeteros a mirar
lo mismo que aquí sus manos
babosas a destiempo
y los señores inversores
y sus sogas en rama
cuelguen de los olivos sedientos
que en Lima o en la China o en el trópico
y la voz de las venas abiertas
cables locos en brazos maternales
nos lleguen como el agua al suspiro
y el cuello sucio y el despertador y el paro
y la ciudad siga viva de milagro
para no ver

cuando ya no quede ni aire fragante
ni policía bien con funda de seda
ni piedras que cuenten el pasado
de rosca ni colmillo para la santa usura
ni polizones sin dientes
arropados tras los setos de mirto
toma la última
aceituna cucharada copa fúndela y haz
balas la última
bala
haz el último intento
ni caliche en los muros ni piel
y todo sea traspasado por ese pudo
ser y no ha sido más
que lo de siempre

entonces

te diré te lo dije me dirás te lo cuento
sobre la épica de unas ruinas
seguiremos vivos
seguiremos oreado habitaciones
dejaremos entrar el polvo glorioso de la incertidumbre
y podremos sacudirnos la historia
de cómo el empeño de las ratas esta vez
de cómo nos mantuvimos a flote gracias a los geranios y los gritos
a los niños naciendo de las encinas en los parques
a ese resto de vida que quedó enganchado en la alambrada
el día del éxodo

entonces

por fin bolsillos vacíos
de idiocias previas
todo raspas y vuelo
volveremos a echar un puñado de más
por si se presenta a comer lo inesperado

14 de octubre de 2019

7 de octubre de 2019

Asusta lo completo

(desde un verso de Gloria Fuertes)

Sillas, Asusta lo completo. Acercamientos
lo normal no
existe
lo inevitable en cambio
ayuda
a ir desbrozando la debacle
a ir ladrillo a ladrillo al tiento
a ir
                                          lejos
lo normal se adentra en el engaño
lo normal sacar la cabeza
sacar la basura
sacar la palabra del pozo
salir sin despedirse
lo mejor no sentarse en una silla

comen de la mano de barro
los minutos que quedan
para

pronto estaré rendido

                                   alivia

                                   caer

de pie
en la propia derrota