30 de enero de 2020

Sueltos


2.

Saber que ya miramos a otro lugar
ajeno asiento clavo cruz y sonrisa
puesta para disimular
al lado de la inexistencia
al lado de la complacida servidumbre
al lado suyo donde no hay
nada más que cuerpos abandonados
a una suerte de boca llena
sobre el andamio de nuestros huesos

aun falto de toda atención
me rebelo
me quedo mirando fuera
durante días
fuera a la hoja en el pico del mar
viento y cauce lumbre y pez
conforme con la migaja de luz
que escapó de su fortaleza

mirar a donde haya vida
recuperar
el aliento la puerta el bosque
el terreno donde fuimos
arrebatados
mirar la pisada de sangre
la espalda de sal el humo que exhala
la ciudad
romper
el mando
del hambre teledirigida

20 de enero de 2020

Sueltos

1.

otro arrimo más amplio y sin negocio
Conrado Santamaría

Que las palabras me afecten 
busco
andar los tendederos
colgar de mi funda
saltar estrechos apagar
el vuelva usted más tarde
mañana cuando tenga
la esperanza perdida
de saliva echada a perder

Que las palabras me afecten
rasco
la lumbre y el husillo
la estaca y el pecho
la luz que repta por el canto

Que las palabras me afecten
husmeo
en los puños del chiquillo
en la calza de la duda 
en la doblez locuaz
en el clamor a sexo de los cementerios

Quiero
que las palabras me afecten

5 de enero de 2020

Desde dentro

Que extraño no ver el escaparate
las veces que te agachas
el aliento postrado
de tanto intentar ser
                                tenido en cuenta

por eso el golpe desde dentro se hace
inevitable
y viene el juego del despiste viene
el apuro el temor la suspicacia
y si me ha visto justo ahora el que mira
siendo tan esclavo tan incapaz
de obviar la jaula

Que extraño ese regusto primero de la sangre
que surge de la frente olvidadiza
del golpe brusco contra
la transparente negación: no somos
más que carne zurcida

mañana el chichón vendrá a recordarte
lo del pájaro en mano
el madrugar y el ande yo caliente
el tren y su paso único
te dolerá el recuerdo un par de días
y después aquí paz
y silencio
               un profundo silencio